Escuelas

Escuela InsideOut / Andrea Tabocchini & Francesca Vittorini

Arquitectos:  Andrea Tabocchini & Francesca Vittorini

Fecha:  2017

Ubicación: Yeboahkrom, Ghana

Responsables del taller: Andrea Tabocchini, Francesca Vittorini & Lori Zillante (Italia)

Participantes del taller: Adrian Aranda (Cuba), Ali Abidi (Túnez), Alessia Bernini (Italia), Anastasia Nechalioti (Grecia), Aryan Vanaki (Iran), Austin Wyeth (EEUU), Beatriz Villapecellin (España), Caterina Rogani (Italia), Elliot Rawlinson (UK), Emma Barrett (Australia), Jaakko Torvinen (Finlandia), Katharina Kohlroser (Austria), Laura Conti (Italia), Luis Rubio (Colombia), Marco Pappalardo (Italia), Margherità Memè (Italia), Miia Suomela (Finlandia), Nadia Avezzano (Italia), Nikolaos Nikolis (Grecia), Paulius Kliucininkas (Lituania), Pin Chih Liao (Taiwan), Po-Min Kung (Taiwan), Riccardo Guerri (Italia), Richard Migisha (Uganda), Sara Signori (Italia), Shih-Kai Lin (Taiwan), Simone Argentesi (Italia), Sofia Toni (Italia), Tarindu Baggya Millawage (Italia | Sri Lanka), Timothy Kölle (Alemania), Urszula Bajcer (Polonia)

Trabajadores locales: Abass Moahmmed, Abubakar Moahmmed, Afirifah Kwame, Anor Kwaku, Anthony Gbadagao, Anthony Visa, Edward Ampomah, Edward Boadu Twum, Eric Agyeman, Johnson Yeboah, Nimo Collins (Ghana)

 

Prototipo de Escuela de Tierra en Ghana

Descripción de las diseñadoras. InsideOut es un prototipo de escuela construido en Yeboahkrom, una aldea rural de Ghana donde el viento había destruido la única escuela de la zona. Este proyecto sin ánimo de lucro, diseñado por Andrea Tabocchini & Francesca Vittorini, ganó un concurso internacional y fue construido en 60 días con sólo 12.000 euros, junto con la población local y voluntarios de 20 países diferentes.

© Beatriz Villapecellin

Puesto que no había electricidad disponible, se construyó a mano, fabricando con materiales disponibles en el lugar (tierra, madera y vegetación), moviendo a mano 58 000 kg de tierra y cepillando 3 km de madera con 2 cepilladoras manuales.

La falta de recursos y las limitaciones del espacio se convierten en la oportunidad de proponer un diseño sostenible que fusiona arquitectura y paisaje: las paredes escalonadas de las aulas se construyen compactando la tierra local, una estructura de madera ligera eleva el techo, permitiendo la entrada de luz cenital en el edificio, y genera una ventilación natural de los espacios, mientras que la vegetación del jardín se convierte en la continuación de los porches, aumentando los espacios sombreados para estudiar al aire libre.

© Andrea Tabocchini

El resultado es un trabajo que difumina los límites entre el interior y el exterior, ofreciendo una alternativa a las aulas introvertidas estándar y proponiendo un diseño asequible y fácilmente replicable que valora los conocimientos locales y supera sus límites.

El proyecto ha recibido varios premios internacionales y ha sido considerado por Designboom como uno de los 10 mejores proyectos escolares del mundo en 2017

 

 

Ubicación

Próximos Eventos

Sign Up!

Latest content delivered weekly straight to your inbox
SUBSCRIBE

Regístrate!

Los últimos contenidos semanalmente en tu correo
SUSCRIBIRME