Casas aisladas

Casa Fobe / Guilhem Eustache

  • Arquitecto:Guilhem Eustache
  • Ubicación:Tassoultante, Marrakech. Marruecos
  • Fecha:2007
  • Superficie del Proyecto:240,36 m2
  • Cliente:Dimitri de Clercq

 

Casa Fobe – Descripción de Guilhem Eustache.

Un amigo me presentó a un director y productor de cine belga que me encargó que dibujara los planos de varias casas en una propiedad que había comprado en Marrakesh. Durante muchos años, había visitado regularmente Marruecos. Desde mi primer viaje, estaba hechizado por el país y los tres proyectos que estudié hasta la fecha estuvieron sin duda inspirados, en diferentes grados, por todas las imágenes e impresiones recogidas durante mis estancias allí.

© Jean-Marie Monthiers
© Jean-Marie Monthiers

El terreno se encuentra a unos 10 kilómetros al sur de Marrakesh. Es llano, y en general se encuentra bajo un velo de calor que oculta el horizonte. Sólo entre los meses de diciembre y marzo aparecen las nevadas montañas del Atlas. Para el primer proyecto, quise establecer un diálogo cercano con el terreno, la vegetación y las montañas del atlas en el horizonte.

© Jean-Marie Monthiers
© Jean-Marie Monthiers

Como se planeó construir una casa pequeña, de 170 m² en una parcela de 2,5 hectáreas, tuvimos que crear un equilibrio dinámico, a pesar de a la diferencia de escala. Jugamos con la luz y la sombra por tal de potenciar y enfatizar los volúmenes. Hay una estrecha relación entre arquitectura y cine. La arquitectura se percibe al principio a través del movimiento. El ojo se mueve, cuando la perspectiva se abre, revelando gradualmente los varios elementos que constituyen la casa. En la distancia, vemos un cuadrado blanco. Cuando nos acercamos, se convierte en un cubo, una pared blanca, un tubo. Entonces descubrimos aperturas… Pero otro rectángulo blanco resulta ser una pared plana y un triángulo pequeño, una pirámide.

© Jean-Marie Monthiers
© Jean-Marie Monthiers

Empleamos materiales y técnicas locales tales como la arcilla, tadelack, “pierres de l’Ourika”, etc. Preservamos la naturaleza salvaje de la tierra aún habiendo plantádo más de 500 árboles. Doblamos las paredes para ayudar a lidiar con el clima, creando espacios habitables de alturas importantes y con protecciones solares. Cada región y país merece respuestas adaptadas al clima específico, y a las condiciones culturales y económicas propias.

© Jean-Marie Monthiers
© Jean-Marie Monthiers

De media, hay entre 10 y 20 días de lluvias al año en la región. Puede haber dos tormentas mayores cada otoñó, que pueden inundar el terreno. Por esa razón, seguimos el consejo de los marroquís de elevar los edificios unos 50 centímetros. El suministro de agua de la casa viene de glaciares de las montañas del Atlas. Se excavó un pozo en la tierra, de una profundidad de aproximadamente 30 o 40 metros.

© Jean-Marie Monthiers
© Jean-Marie Monthiers

Para combatir el calor, creamos habitaciones con techos muy altos y paredes dobles. Dejar una cámara de aire entre las dos paredes permitió que hubieran corrientes de aire, incrementadas por la aperturas hacia afuera. Creamos una zona de estar de invierno y una de verano. Colocamos “sun breezes” de hormigón frente a la mayoría de las aperturas, que ayudan cuando el sol está en su punto más alto durante las horas más cálidas del día y en la estación más cálida del año… Usamos colores claros, colocamos una lámina de agua en la entrada y construimos una gran piscina…todo eso aportó a la casa un soplo de frescor.

 

Ubicación

Add Comment

Click para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sign Up!

Latest content delivered weekly straight to your inbox
SUBSCRIBE

Regístrate!

Los últimos contenidos semanalmente en tu correo
SUSCRIBIRME