Bibliotecas

Biblioteca en Muyinga / BC Architects

  • Arquitecto:BC Architects
  • Ubicación:Muyinga, Burundi
  • Fecha:2012
  • Superficie del Proyecto:140 m2
  • Cliente:ODEDIM

     

Descripción de los arquitectos. 

ARQUITECTURA

La primera biblioteca de Muyinga, parte de una futura escuela inclusiva para niños sordos, está hecha de bloques de tierra comprimida de origen local y construida con un enfoque participativo.

Nuestro trabajo en África comenzó en el marco de OpenStructures.net. e le pidió a BC escalar el modelo de “estructuras abiertas” a nivel arquitectónico. Se concibió un proceso constructivo que involucra a los usuarios finales y las economías de segunda mano. Los ciclos de vida del producto, los ciclos de recursos hídricos y energéticos estaban conectados a este proceso de construcción. Este modelo arquitectónico OpenStructures fue llamado Caso de Estudio (CS) 1: Katanga, Congo. Fue teórico, y totalmente basado en la investigación. Cinco años más tarde, la biblioteca de Muyinga en Burundi se completa.

Courtesy of BC Architects
Courtesy of BC Architects

Inspiraciones vernáculas

Un estudio exhaustivo de las prácticas arquitectónicas vernáculas en Burundi fue la base del diseño del edificio. Dos meses de trabajo de campo en la región y en las provincias de los alrededores nos dio una visión sobre los materiales, técnicas y tipologías edificatorias locales. Se aplicaron estos descubrimientos, se actualizaron, se reinterpretaron y se enmarcaron dentro de los conocimientos y las tradiciones locales de Muyinga.

La biblioteca se organiza a lo largo de un espacio de circulación longitudinal cubierto. Este “pórtico pasillo” es un espacio que a menudo se encuentra dentro de la vivienda tradicional de Burundi, ya que proporciona un refugio ante las fuertes lluvias y el sol. La vida sucede sobre todo en este pórtico pasillo; encuentros, descanso, conversación, espera – es un espacio verdaderamente social, constitutivo de relaciones comunitarias.

Courtesy of BC Architects
Courtesy of BC Architects

Este pórtico pasillo es de gran tamaño deliberadamente, para convertirse en la extensión de la biblioteca. Las puertas transparentes entre columnas crean la interacción entre el espacio interior y el porche. Completamente abiertas, estas puertas hacen que la biblioteca se abra hacia la plaza adyacente, con impresionantes vistas sobre “las Mil Colinas” de Burundi.

En el extremo longitudinal, el pórtico pasillo desemboca en la calle. En el otro extremo, el pórtico pasillo continuará como la circulación y acceso principal para la futura escuela.

Floor plan. Courtesy of BC Architects
Floor plan. Courtesy of BC Architects

Un elemento muy importante en la arquitectura de Burundi (y, en general, de África), es la demarcación presente de límites de propiedad. Es una tradición que se remonta a las prácticas tribales de componer asentamientos familiares. Para la biblioteca de Muyinga, el muro del complejo fue considerado en un proceso de co-diseño con la comunidad y la ONG local. La pared facilita el aterrazamiento de la pendiente como un muro de contención hecho de piedra seca, de altura baja en las plazas y parque del lado de la escuela, y alta en el lado de la calle. De este modo, la vista hacia el valle no se ve comprometida, mientras que la seguridad en la parte de la calle está garantizada.

Courtesy of BC Architects
Courtesy of BC Architects

La forma general de la biblioteca es el resultado de una lógica estructural derivada de la elección del material (mampostería de bloques de tierra comprimida y tejas de arcilla cocida). Las tejas de producción local eran considerablemente más pesadas que las láminas de hierro corrugado importadas. Esto inspiró el sistema estructural de columnas estrechamente espaciadas a intervalos de 1.30m, que también funcionan como contrafuertes de los altos muros de la biblioteca. Esta repetición rítmica de columnas es una característica reconocible del edificio, tanto en el exterior como interiormente.

El techo tiene una pendiente de 35% con un voladizo para proteger los bloques bloques de tierra comprimida sin hornear, y contribuye a la arquitectura de la biblioteca.

Section. Courtesy of BC Architects
Section. Courtesy of BC Architects

Las consideraciones climáticas inspiraron el volumen y la fachada: un interior alto con ventilación cruzada continua ayuda a guiar el aire húmedo y caliente lejos. Por lo tanto, la fachada es perdorada de acuerdo con el ritmo de los bloques de tierra comprimida (CEB), dando a la biblioteca de su característica luminosidad por la noche.

La doble altura en el lado de la calle dio la posibilidad de crear un espacio especial para los lectores más pequeños de la biblioteca. Este espacio infantil consiste en una zona de estar de madera en la planta baja, lo que facilita lecturas acogedoras. Está coronada por una enorme hamaca de cuerda de sisal como un altillo, donde los niños puedan soñar con los libros que están leyendo.

Courtesy of BC Architects
Courtesy of BC Architects

La futura escuela continuará oscilando de forma inteligente a través del paisaje del lugar, creando zonas de recreo y patios dando cabida a las pendientes y a los árboles existentes. Mientras tanto, la biblioteca funcionará como un edificio autónomo, con un diseño acabado.

UN PROYECTO COMUNITARIO

Reinserción social: volver a conectar la comunidad de sordos y ciegos a la sociedad

En la cultura informal y oral de Burundi, los niños sordos son excluidos de historias, información, intercambio y educación. A menudo, los niños sordos son aislados, o incluso expulsados de un determinado grupo de personas. La biblioteca de Muyinga, vinculada a un internado inclusivo para niños sordos, crea la posibilidad de pertenecer a un grupo, de pertenecer a la comunidad más de Muyinga a través de la infraestructura pública, siendo la primera de su tipo en Muyinga.

Courtesy of BC Architects
Courtesy of BC Architects

En una etapa posterior, la escuela integrará aún más a sus estudiantes sordos en la sociedad a través de un futuro taller de madera dentro de la escuela, y una sala polivalente, ambos al servicio de la comunidad general de Muyinga.

Diálogo intercultural y procesos participativos

Desde hace varios años o incluso décadas, el diseño participativo ha tomado un papel más destacado en la arquitectura moderna. Algunas de estas iniciativas son muy innovadoras, pero a menudo no logran traducir la teoría bien intencionada a la práctica de la vida real. BC Architects and Studies se ha centrado desde el principio en la implementación de procesos participativos en la práctica constructiva.

Hacemos esto no sólo mediante la cooperación con mano de obra local, sino también mediante la participación de los estudiantes, pasantes y jóvenes arquitectos, en un entorno educativo mutuo.

Courtesy of BC Architects
Courtesy of BC Architects

La organización de la biblioteca también se basa en este principio. La dirección de la biblioteca incluye todos los directores de escuelas primarias y secundarias vecinas, facilitando el contacto y la cooperación entre todos los futuros estudiantes, incluyendo los sordos. La biblioteca también será la sede de noches de cine para toda la comunidad de Muyinga.

Procesos educativos durante la construcción

Diferentes instituciones educativas contribuyen a este proyecto. La escuela de verano con la universidad de arquitectura de Bruselas LUCA: Cada año entre 3 y 6 estudiantes se unen a nosotros para trabajar en el campo en Burundi durante al menos 6 semanas, con el apoyo de una beca de VLIR-UOS.

Viaje de experiencia de la Escuela secundaria Zevenkerken: Cada año, entre 20 y 30 estudiantes de secundaria vienen y amplían su perspectiva durante una estancia de 2 semanas en Burundi.

Prácticas de arquitectura: cada año 1-2 personas se unen a nosotros para sus prácticas de arquitectura durante al menos 1 mes.

Model. Courtesy of BC Architects
Model. Courtesy of BC Architects

Sea cual sea el grupo, todos se unen en pequeños talleres in situ sobre diversos temas, como la producción de bloques de tierra comprimida, producción de adobe, análisis de tierra, tejer de bambú, tejer sisal, soluciones de cimentación, diseño de muebles, y así sucesivamente, en un ambiente de contacto y respeto mutuo con los artesanos locales, en los que se comparte el conocimiento de todos los involucrados. Estos talleres brindan una comprensión de los efectos sociales, culturales, ecológicos y económicos directos de ciertas acciones en un mundo globalizado: las acciones a pequeña escala son importantes.

Courtesy of BC Architects
Courtesy of BC Architects

Economía directa, transferencia de conocimientos y desarrollo de capacidades

Toda la investigación de materiales, las decisiones de diseño y organización de la obra tienen apuntan a mantener una cadena de suministro corta de expertos, mano de obra y materiales. Tratamos de reforzar la economía local a través de esta cadena de suministro corta. Elegimos la mano de obra antes que el trabajo a máquina cuando organizamos movimientos de tierra; contratamos trabajadores, un capataz y un arquitecto locales para evitar la interferencia de un contratista de Bujumbura o Ruanda; nos centramos en el uso de materiales locales, tales como la tierra para la albañilería y acabados, arcilla para las tejas del techo y del pavimento, sisal para la hamaca, eucalipto para la estructura del techo, y si tenemos que usar cemento, tratamos de hacerlo lo más mínimo posible, comprándolo en la tienda local.

Courtesy of BC Architects
Courtesy of BC Architects

Durante todo el proceso de la construcción, tratamos de crear buenas condiciones para la transferencia de conocimientos. Los constructores dominan la producción y la construcción de bloques de tierra comprimida a través de nuestros conocimientos. Nosotros dominamos el tejido de hamacas de sisal y los detalles de baldosas del suelo y del techo a través del conocimiento de los constructores locales, y así sucesivamente. La transferencia de conocimiento va en todas las direcciones.

Courtesy of BC Architects
Courtesy of BC Architects

Al final, la construcción de la biblioteca habrá forjado capacidad. El capataz está considerando montar una planta de producción para vender bloques de tierra comprimida para los residentes de Muyinga; 12 trabajadores han llegado a ser ayudantes de albañilería o incluso albañiles durante el proceso, que se logró de acuerdo con las tradiciones del gremio de los albañiles; hemos aprendido (y seguimos aprendiendo) cómo actuar como arquitectos en un mundo globalizado; los estudiantes de arquitectura han aprendido sobre diseño con materiales locales, que también se aplican en un contexto de construcción occidental. El proceso de creación de capacidad es infinito y permanente.

Colaboraciones internacionales

Para este proyecto, los arquitectos de BC-AS trabajaron en asociación con la ONG de la diócesis de Muyinga Odedim (Organisation Diocésaine pour l’Entraide et le Développement Intégral de Muyinga).

Juntos promueven un enfoque integral en el proceso de construcción en Burundi, con un enfoque específico en el desarrollo de las estructuras educativas (escuelas). Satimo, una pequeña organización belga sin fines de lucro, da apoyo financiero. Además de eso, el proyecto está estrechamente relacionado con SHC, una ONG para ayudar a las personas con discapacidades sensoriales en África.

Courtesy of BC Architects
Courtesy of BC Architects

También Rotary Aalst, Zonta Brugge, la  provincia de West-Flanders, Abdijschool Zevenkerke y VOCATIO merecen una mención por su apoyo financiero. Finalmente VLIR-UOS en combinación con la facultad de arquitectura de KU Leuven, campus Sint-Lucas  Brussels/Ghent, y la Hogeschool Ghent son los socios académico de este proyecto.

INVESTIGACIÓN DE MATERIALES LOCALES

El desafío de la escasez de recursos para este proyecto se convirtió en una oportunidad. Nos las arreglamos para respetar una cadena de suministro de materiales de construcción y mano de obra corta, apoyando a la economía local e instaurando orgullo por la construcción de una biblioteca con materiales de la gente pobre: la tierra.

Courtesy of BC Architects
Courtesy of BC Architects

Análisis de la tierra: “pruebas de campo y ensayos de laboratorio” – La tierra cruda como material de construcción es más frágil que otros materiales de construcción convencionales. Por lo tanto es importante realizar algunos análisis. Se pueden hacer algunas pruebas fáciles  en el campo para tener una primera idea de su calidad. Otras pruebas tienen que ser hechas en el laboratorio para tener una mejor comprensión del material y mejorar su rendimiento.

Bloques de tierra comprimida: “de la madre naturaleza” – Después de una extensa investigación de materiales en relación con el contexto, se decidió utilizar ladrillos de tierra comprimida como material principal para la construcción del edificio. Tuvimos la suerte de encontrar 2 máquinas de bloques de tierra comprimida intactas bajo 15 años de polvo. Las máquinas Terstaram producen bloques de tierra de 29x14x9cm que son muy similares a los ladrillos que conocemos en el hemisferio Norte, aparte del hecho de que no se cuecen al horno. Cuatro personas están produciendo bloques constantemente, hasta 1100 bloques por día.

Courtesy of BC Architects
Courtesy of BC Architects

“Madera de eucalipto; la más fuerte, la más roja” – Las vigas sobre las que se apoya el techo son de madera de eucalipto, que se cosecha de manera sostenible en Muramba. La madera de eucalipto hace ácido del suelo y bloquea el crecimiento de otra vegetación. Por lo tanto, es necesaria una visión clara del manejo forestal para controlar el uso de la misma en las colinas de Burundi. Cuando se gestiona correctamente, el eucalipto es la mejor solución para el uso como madera de construcción, debido a su fuerza y rápido crecimiento.

Tejas: “productos locales de calidad” – Las tejas del tejado y las baldosas del pavimento se hacen en un taller local en los alrededores de Muyinga. Las tejas se hacen al horno, con barro del valle de Nyamaso. Después de la cocción, su color se vuelve un hermoso rosa, en la misma gama de colores que los ladrillos. Cada superficie del tejado en el diseño de la biblioteca se compone de alrededor de 1.400 tejas. Esta cubierta reemplaza a las planchas de hierro corrugado importadas y revaloriza los materiales locales como un elemento clave en el diseño de cubiertas de la infraestructura pública.

Courtesy of BC Architects
Courtesy of BC Architects

Yeso de tierra interior: “simple pero sensible” – arcilla del valle de Nyamaso, a 3 km de la obra, se utilizó por sus cualidades puras y no expansivas. Después de algunas pruebas mínimas con ladrillos, una mezcla fue elegida y aplicada en el interior de la biblioteca. Este yeso es resistente al uso normal interior para una función pública, y ha resultado bien.

Bambú: “Tejiendo lámparas” – El bambú local no es de calidad para la construcción, pero se puede utilizar muy bien para las funciones especiales de diseño de interiores o para filtros de luz. En un taller conjunto con burundeses y belgas, algunas técnicas de tejido fueron exploradas, y al final, utilizadas como accesorios de las lámparas dentro de la biblioteca.

Courtesy of BC Architects
Courtesy of BC Architects

Cuerda de sisal: “de planta a hamaca” – La confección de redes a partir de fibras vegetales de Sisal es una de las pequeñas micro-economías que florecieron en este proyecto. Tomó un gran esfuerzo para encontrar el único anciano en Muyinga que dominaba la técnica de tejido de cuerda de sisal. Él cosechó la planta de sisal local en el lugar, y empezó a tejer. En el proyecto piloto, educó a otros 4 trabajadores, que ahora también dominan esta técnica, y la utilizan como una habilidad para trabajar. La hamaca resultante sirve como espacio para que los niños puedan jugar, relajarse y leer, en un altillo sobre el espacio de la biblioteca.

Courtesy of BC Architects
Courtesy of BC Architects

Hormigón “cuando es la única solución” – Con este proyecto piloto, no queríamos correr ningún riesgo estructural. Una estructura de hormigón ligero está en el interior de las columnas de bloques de tierra comprimida, de manera que ambos materiales (bloques de tierra comprimida y hormigón) están separados mecánicamente. Las columnas huecas de bloques de tierra comprimida fueron utilizadas como un encofrado “perdido” para el hormigón. Es nuestro objetivo, dada nuestra experiencia con la Fase 1, eliminar el uso estructural del hormigón en los futuros edificios.

MÁS CRÉDITOSCliente: ODEDIM. Presupuesto: 40.000 €. Asesoría de materiales locales: BC studiesParticipación y organización comunitaria: BC studies y ODEDIM Muyinga. Cooperación: ODEDIM Muyinga NGO, Satimo vzw, Sint-Lucas Architecture University, Sarolta Hüttl, Sebastiaan De Beir, Hanne Eckelmans. Apoyo financiero: Satimo vzw, Rotary Aalst, Zonta Brugge, Province of West-Flanders.

Ubicación

Sign Up!

Latest content delivered weekly straight to your inbox
SUBSCRIBE

Regístrate!

Los últimos contenidos semanalmente en tu correo
SUSCRIBIRME